¿Cuales son los establecimientos de bajo impacto?

Los establecimientos de bajo impacto, son aquellos establecimientos en los que se prestan diversos servicios o se realizan diferentes productos, que por su naturaliza y características no tienen un impacto fuerte en su entorno. Es decir, son establecimientos que para el desarrollo de actividad no generarán una afectación a sus vecinos, ni cambiaran la población que visita la zona en que se establecen.
Para este tipo de negocios la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal, tiene diferentes consideraciones respecto de aquellos establecimientos de impacto vecinal o impacto zonal, teniendo solo que cumplir con diferentes tramites y permisos para tener un legal funcionamiento.
Algunos ejemplos del tipo de actividades que se consideran de bajo impacto, son las siguientes, no obstante es importante tomar en cuenta que además de desarrollar estas actividades se debe considerar las características del establecimiento para determinar si entra en el rubro de bajo impacto.

Actividades consideradas como Bajo Impacto

Comercio en General

Ferreterias, zapaterias, boutiques, tiendas, abarrotes.

Alimentos

Taquerias, torterias, fondas, cocinas y otros que se dediquen a la venta de alimentos sin bebidas alcohólicas*.

Sector Salud

Consultorios medicos, veterinarios, laboratorios, clinicas medicas, farmacias.

Educación y Entretenimiento

Escuelas de todos los niveles, cafe internet, billares, salones infantiles, boliche.

Sector belleza

Salones de belleza, peluquerías, barberías, spas, baños públicos, gimnasios.

Y más

Panaderías, tortillerías, talleres mecánicos, estacionamientos, autolavados.

*Es importante mencionar que para que los establecimientos mercantiles que se dediquen a la venta de alimentos preparados, solo podrán ser considerados de bajo impacto, aquellos que no midan más de 70 metros cuadrados y que no vendan bebidas alcohólicas. No obstante para este tipo de actividad esta permitido vender cerveza y vino de mesa en un horario de 12:00 a 17:00 horas, siempre y cuando su venta sea acompañada del consumo de alimentos.